Se normaliza el funcionamiento de la oficina del IPS

El intendente de Pergamino resultó experto en recular en chancletas

Conflicto por el nombramiento de Vanesa Cirulli
Conflicto por el nombramiento de Vanesa Cirulli

Eso hizo Javier Martínez al finalizar esta semana al dar marcha atrás con su ataque antidemocrático a la designación de Vanesa Cirulli al frente del CPA del IPS en Pergamino.

Ahora, luego de pedir su renuncia, retirar los empleados municipales de la oficina, bloquear las computadoras y amenazar con dejarlos sin espacio donde funcionar, dio un giro hacia atrás no solo reponiendo todas esas situaciones, sino designando un abogado a cargo del Municipio para que brinde el asesoramiento legal que necesita una dependencia como esta.

Es decir que tomó nota que su actitud de caprichoso que no acepta los resultados de las elecciones presidenciales y provinciales que habilita precisamente al gobernador a realizar las designaciones en los organismos de la provincia que funcionan en Pergamino, lo iba a llevar a un aislamiento que solo perjudicaría a los vecinos de la ciudad.

Recordemos que, en su actitud de bravucón de cartulina tuvo la osadía de exigirle al titular del IPS, Eduardo Santin que dejara sin efecto el nombramiento de Cirulli.

Es de esperar que de ahora en más Martínez no vuelva generar dificultades y esta oficina pueda funcionar normalmente en beneficio de los jubilados provinciales.

Para recordar algo del sainete protagonizado por Martínez reproducimos nuestra última publicación al respecto del pasado jueves 20 de febrero:

“20-2-2020- RojasCiudad - El Intendente de Pergamino actúa como un rey caprichoso defendiendo privilegios feudales.”

La designación de la nueva titular de la oficina local del IPS, Vanesa Cirulli dejo en evidencia esta conducta de Javier Martínez, quien no soporta que sus aliados macristas hayan sido derrotados en las elecciones presidenciales y provinciales.

Ese acto democrático otorga el derecho a la autoridad provincial a llevar adelante estos nombramientos como el de Cirulli.

Hacia fines de la semana pasada Martínez, el “Señor Feudal” dejo saber que iba a quitar la colaboración de los empleados municipales que por un convenio con la provincia debe aportar al funcionamiento del Centro de Atención Previsional (CAP) como así también dejar de prestar el espacio físico en el edificio de Ramón Raimundo y Mendoza.

Y este martes 18 de febrero cumplió con la amenaza al retirar a los empleados municipales asignados. Además de esto bloqueo el acceso a las computadoras que utilizaba el IPS al dejarlas bajo llave.

Todas estas acciones impidieron a la directora Vanesa Cirulli tener acceso a los datos físicos y electrónicos del CAP.

Durante la jornada se conoció que Martínez había solicitado a las autoridades provinciales del IPS la baja de Cirulli para dar marcha atrás con esta conducta.

Tal desubicada petición fue rechazada tajantemente  por Eduardo Santin el director del IPS con el absoluto respaldo del propio gobernador Kicillof. Ambos ratificaron a Cirulli y están decididos a dejar a un lado el vínculo con el Municipio y que el CAP siga funcionando en otro ámbito y con personal provincial.

En ese sentido se conocieron declaraciones de Vanesa Cirulli quien dejo en claro que lo más importante son los problemas de la gente que en esa oficina se deben resolver a diario.

Fue contundente al manifestar que Martínez no rompió un acuerdo con Cirulli, sino que lo rompió con la Provincia.

Ratifico que el CAP no se va a ir de Pergamino y que hacia fin de este mes ya estarán en otra oficina. Por el momento está enfocada en atender todas las situaciones teniendo presente que se encuentra sola haciendo el trabajo que hasta el lunes hacían cuatro personas.

Cerro diciendo que estas actitudes de Martínez no la afectan a ella, sino que perjudican a los pergaminenses y a gente de toda la zona.

Foto: diario Primera Plana de Pergamino.

Lectores: 920

Comentarios